Prótesis Fijas


Una prótesis fija es aquella que no puede ser retirada de la boca por el paciente. Para realizar una prótesis fija es necesario que existan unos pilares de prótesis donde apoyares. Estos pilares podrán se piezas dentales que todavía queden en la boca o en ciertos casos los implantes dentales.

Para realizar una prótesis fija apoyada sobre piezas que quedan en la boca, es preciso reducir el tamaño de estas para conseguir un espacio que permita colocar sobre ellas unas férulas a las que irán cementadas las piezas que faltan. Una prótesis fija también puede ser realizada apoyada sobre implantes dentales que han sido previamente colocados en el hueso del maxilar superior o de la mandíbula.

La clave del éxito de una prótesis fija es la adecuada impresión por medio de siliconas para producir detalles precisos de la boca. Tomar impresiones y registro de mordida y fabricar las prótesis con una oclusión correcta y funcional.  Hay varias clases de prótesis fijas: coronas, incrustaciones y puentes.